9.9 C
Sant Adrià de Besòs
lunes, febrero 6, 2023
spot_img

Justicia solidaria

En el reino de España se dedicarán casi 50 mil millones de euros en gasto militar, lo mismo que la suma de casi todos los ministerios con vocación social: 230 veces la partida para atender el Ingreso mínimo vital, más de 2,17 veces lo destinado a las prestaciones por desempleo, 10,5 veces más que las pensiones no contributivas, 50 veces más que la atención a inmigrantes, más de 14 veces lo que se destina a las políticas de vivienda.

La juventud en España se independiza de media a los 30 años, en gran parte por la dificultad que encuentran para acceder a la vivienda; las cifras de desahucios y sus repercusiones son escandalosas.

Gran parte de la humanidad no está siendo tratada con respeto, recibimos cada día un buen puñado de antónimos que no dejan en paz la palabra dignidad. Ahora que la ley de los secretos oficiales hace mucho que fue abolida, sabemos (inquietos, alarmados, desolados) que quienes destruyen ilusiones no tienen la menor intención de regenerarlas, que no existe ningún lugar donde no se miente, que los nuestros nos han decepcionado, que hay quien se aprovecha de los conflictos del prójimo… De la teoría de roles, de Pichón-Rivière, sabemos que nuestra conducta está supeditada a la posición social que ocupamos en el trabajo, en la familia, en el ocio, y que cumplimos casi siempre con lo que nos mandan.

Habrá que echarle una mano a la vida, habrá que producir mucha más claridad en esta fábrica de emociones. Habrá que seguir insistiendo en que los poderes padecen un pavor exagerado a la belleza. Habrá que volver a repetir que hay quienes se aprovechan de los conflictos: tecnócratas y otros que dan puñaladas y dicen amén a los intereses de algunos.

La justicia es ciega, pero no puede cerrar los ojos a la realidad, hay que atender a la ciudadanía para hacer posible la extensión de la democracia.

No es justa una Justicia que expulsa a familias de sus hogares (por otra parte hay que saber que quien hace las leyes nos son los jueces sino los que gobiernan), lo mismo pasa con la salud: no es cosa de sanitarios sino de las políticas sanitarias.

Fuimos a unas jornadas propiciadas por la Generalitat para hablar de problemas sobre la vivienda. Nadie habló de solidaridad. Pero allí había gente que va plantando diálogos entre el ruido del presente, activistas de la contradicción, mediadoras buscando cielos azules para dibujar rincones bonitos.

En estos días, IKEA promociona un concurso destinado a personas entre 18 y 30 años que premiará con 12.000 euros las mejores ideas para hacer más fácil el acceso a la vivienda. Me acuerdo de la Negra mientras suena Sólo le pido a Dios ¿Será que no existe?

Francesc Reina

Últims Articles

3,391FansMe gusta
1,629SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
Publicitatspot_img

Últims Articles