No ha habido sorpresas, y la candidata socialista Filo Cañete ha sido escogida alcaldesa de Sant Adrià de Besòs, la primera mujer que ocupa el cargo en la historia adrianense, sustituyendo así a Joan Callau, que renunció a la alcaldía el pasado 6 de abril. Ha recibido nueve votos, los ocho de su partido y el de Movem Sant Adrià en Comú, tal y como sucediera en el anterior pleno de investidura de hace dos años. La segunda candidatura con más votos ha sido la de ERC. Rubèn Arenas ha conseguido el apoyo de Sant Adrià en Comú y MES, quedándose a un solo voto de la socialista. El otro candidato, Pedro Sánchez de Ciutadans, ha recibido los cuatro votos de su grupo.

En un pleno de investidura sin público y retransmitido en streaming en el canal de Youtube del consistorio (con un centenar de ciudadanos conectados) por las medidas antiCodid-19, sí ha tenido asistentes de lujo (en la sala anexa), como el ex ministro de Sanidad, Salvador Illa, o la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, o el alcalde de Montgat, Andreu “Andy” Absil.

Filo Cañete, concejala del Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs desde 2007, ha querido dar las gracias a los tres socialistas que le marcaron en su carrera, los dos ex alcalde Jesús María Canga y Joan Callau, y a su “mentor”, Pedro Rivero, que también deja su acta de concejal. En su discurso se ha definido como una persona que cree en la justicia social y “en el bien común por encima de todo”. También se ha reafirmado en su forma de trabajar en la que siempre buscará “diálogo, consenso y acuerdo”, no solo con el resto de grupos municipales, sino también con la ciudadanía. De ahí que haya anunciado que la Mesa de Reactivación se ampliará con agentes sociales para recuperar la ciudad mermada por la pandemia. Después de loar la transformación de Sant Adrià ha asegurado que es necesario mejorar ese cambio, y ha enumerado las asignaturas pendientes de la localidad, como son la Rambleta, el edificio Venus, el Parque del Besòs, la piscina del polideportivo Ricart, y el Campus universitario. Poniendo el foco en los asuntos sociales, la educación y la promoción económica, Filo Cañete ha afirmado que no será una alcaldesa de buenas palabras sino de acción.

En sus intervenciones, los portavoces de los grupos han defendido el sentido de su voto. Isabel Marcuello (MES) ha calificado el nuevo gobierno socialista, con dos nuevas incorporaciones por las bajas de Joan Callau y Pedro Rivero, de nobel y muy tierno. “Hemos votado al candidato de ERC con la voluntad de reforzar una alternativa a este PSC que parece que piensa que el Ayuntamiento es suyo”.

Gregorio Camacho, de Movem Sant Adrià en Comú, ha recordado que no está incómodo por la gestión llevada a cabo durante los ocho años que compartió gobierno con el PSC, y ha asegurado que si sus circunstancias familiares mejoran está dispuesto a entrar en el gobierno, sin retribuciones económicas, para ayudar en lo posible.

Por su parte, Irene Aldabert (Sant Adrià en Comú), ha defendido su voto al candidato de ERC porque este nuevo gobierno es “una extensión de fuerzas caducas de una forma de gobernar sin rumbo”. Por eso querían dar su apoyo a una oposición a la izquierda del PSC.

A pesar de presentar a un candidato propio, Pedro Sánchez de Ciudadanos se ha puesto a disposición del gobierno socialista para ayudar en todo lo que sea necesario para los ciudadanos de Sant Adrià.

Por su parte, Rubèn Arenas (ERC) ha afirmado que el modelo del PSC está agotado y que este nuevo gobierno significa continuidad y un barco sin rumbo. “Sant Adrià merece otro gobierno, y los ocho votos que hemos recibido hoy demuestran que hay una oposición posible, que podemos colaborar y hacer fuerza”.      

Tanto Filo Cañete como Rubèn Arenas han recordado a las víctimas adrianenses por la Covid19, 115 a fecha de hoy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here