15.1 C
Sant Adrià de Besòs
miércoles, octubre 27, 2021
spot_img

Imperfecto equilibrio

El contacto físico provoca la creación de la hormona del bienestar, la oxitocina, ésta aumenta la capacidad de sobrellevar situaciones difíciles. Cuando falta, es como no tener casa, se desvanece el sentido de pertenencia y de la identidad.

La bióloga Levi Montalcini recibió en 1986 el Nobel de Medicina por descubrir un factor de crecimiento en las células nerviosas. Demostró que el cerebro humano desarrolla sus capacidades independientemente de la edad. Un dato paradójico, pues ella misma se lamentaba de pertenecer a una clase cuyo espectacular desarrollo contrasta con una evolución inarmónica originaria de comportamientos aberrantes. El fanatismo ha formado siempre parte de la historia, decía, y aunque el racismo existe, la raza es un prejuicio, pues no hay diferencias más allá de las culturales y sociales.

Dominar impulsos nocivos es una tarea larga e inacabada, dura, pero necesaria; como dijo Kant, somos insolidariamente solidarios. Todas las culturas han controlado la agresividad utilizando sistemas de adoctrinamiento: la educación, la fuerza, la religión, el código penal… Las comunidades necesitan relacionarse bien en un continuo equilibrio sólo desgarrado por ímpetus contradictorios, comenta José Antonio Marina en su Biografía de la inhumanidad: nuestra  especie se ha ido esculpiendo, y la escultura es un arte violento. 

Los neurólogos y los zoólogos (los primatólogos), sostienen que el sentimiento de afecto es fruto de un vínculo íntimo entre las madres y sus crías, un círculo de amor incondicional. Por desgracia existen en nuestro cerebro mecanismos que bloquean este fenómeno emocional y  cuando esa maravilla desaparece, suele dar paso a la violencia, a la insensibilidad ante el dolor ajeno, a la crueldad. 

La expresión Skin Hunger es traducida como “hambre de piel”: los bebes que no reciben caricias cuando nacen pueden crecer con importantes carencias emocionales. La intolerancia hacia el otro es la cara de una sociedad violenta e injusta, una de las enseñanzas que, a juicio del arqueólogo  Javier Arce, es causa de declives, como lo fueron en el pasado grandes imperios. La distinción entre el «nosotros» y «los otros» nos deja perplejos cada día que pasa.  La muy discutible teoría de “El gran reemplazo” es un ejemplo. Se trata de una nueva cruzada según la cual la población blanca cristiana está siendo sistemáticamente reemplazada por pueblos no europeos de los que hay que defenderse. El Océano de Silencio, hermosa canción de Franco Battiato, fluye lento entre el dolor y la parálisis; en su oscuro recuerdo naufragan estatuas de agua. Aparecen, también, manos ultraconservadoras con misiles que atizan el choque entre pueblos y creencias. Escribía Adorno que el mutismo frente al holocausto es la evidencia de que Dios no existe. 

La verdad es triste. La discreción necesita tiempo para abrigar una esperanza de futuro, un consciente y libre sentido de responsabilidad que sea capaz de contener el grito profundo de las fieras.

Alex Ross cuenta en El ruido eterno que un posible destino para el siglo XXI, junto a la diversidad, es la fusión de artistas hablando el mismo idioma, la música.

Escuchen, están durmiendo las penas entre escrituras del desastre. El estrépito vuelve, es el precio de la entrada al paraíso, la última voz. Una luz desnuda que parte la noche en mil pedazos. Una humanidad que va mostrado sus muy diferentes caras a lo largo de una vida de imperfección y desequilibrio.

Francesc Reina

Últims Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3,391FansMe gusta
1,577SeguidoresSeguir
11suscriptoresSuscribirte
Publicitatspot_img

Últims Articles