29.6 C
Sant Adrià de Besòs
sábado, agosto 13, 2022
spot_img

La presión vecinal acaba con una ocupación en la antigua fábrica de cartón de Andreu Vidal

El grupo de protección vecinal de Sant Adrià Nord y el Casc Antic, que se fundó el año pasado tras evitar la ocupación de un local en la calle Andreu Vidal, ha vuelto a actuar frente a una nueva entrada ilegal a un local. Esta vez en el número 27 de la misma calle, en la antigua fábrica de cartón, en el local del antiguo bar musical Tiempo muerto. Los vecinos alertaron del movimiento inusual de personas desconocidas en el barrio bien temprano, y se dieron cuenta que un par de personas vestidas como operarios habían destrozado el antiguo muro de ladrillos que impedía la entrada y colocado una puerta metálica de manera muy profesional. Con la ayuda de una furgoneta habían traído muebles y colchones que iban introduciendo en el local, a plena luz del día y con total normalidad. Enseguida avisaron a la policía. Una patrulla de la Policía local adrianense se presentó en el lugar, pero dijeron a los vecinos que los ocupas afirmaban que hacía más de 24 horas que estaban dentro, algo que los vecinos aseguraban que no era cierto. La policía local afirmó que al no estar presente el propietario (toda la fábrica pertenece al Incasòl, que pretende construir viviendas) no podían hacer nada. Eso sí, les instaban a hacer presión.  

Ahí fue cuando se activó la alarma, y através del grupo de WhatsApp de los vecinos se convocó a todo el que pudiera para que hiciera presión física, concentrándose delante del local, y también llamando a los Mossos d’Esquadra y al Ayuntamiento de Sant Adrià. Varios vecinos presentaron una denuncia afirmando que no era verdad que llevaran más de 24 horas en el local, lo que activó a las fuerzas de seguridad. Tres dotaciones de los Mossos d’Esquadra procedieron a desalojar el local con la ayuda de la Policía local y la supervisión de la alcaldesa adrianense, Filo Cañete, quien una vez acabada la ocupación reconoció el gran trabajo de la policía local y de los vecinos, gracias a los que se pudo evitar la ocupación. Algunos de ellos aplaudieron a la alcaldesa cuando la operación terminó.

Los ocupas, algunos de nacionalidad italiana y que forman parte de un grupo antifascista que anunció la ocupación del local vía twitter como su nuevo centro social, se escabuyeron de la policía rápidamente. Durante las horas que duró la ocupación, algunos de ellos se mostraron desafiantes antes los vecinos, afirmando que volverían al barrio a ocupar otros locales, incluso sus propias casas. Este mismo grupo ya es conocido por las fuerzas de seguridad ya que han ocupado diversas fábricas y locales abandonados en Canet de Mar y Mataró, y participaron en las manifestaciones que acabaron con incidentes violentos por la encarcelación del rapero Hasel.

Aunque los vecinos del Casc Antic se muestran satisfechos por su actuación, aseguran que la inseguridad en el barrio cada vez es mayor y exigen al consistorio y a su alcaldesa, Filo Cañete, que pongan medios para que esto no vuelva a pasar. Y al Incasòl, el propietario de la fábrica de cartón, que haga lo necesario para evitar nuevas ocupaciones que provocarían mayor inseguridad en la zona.

Últims Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3,391FansMe gusta
1,622SeguidoresSeguir
11SuscriptoresSuscribirte
Publicitatspot_img

Últims Articles