Crea el teu compte
Publicitat
Publicitat
Publicitat

Diumenge, 21 de Octubre de 2018
Portada Actualitat Esports Cultura Entrevistes Opinió Videos

Javier Paredes. Máster en Inmigraciones Contemporáneas - Sant Adrià de Besòs - 24/4/2012

Análisis sobre la victoria socialista en la primera vuelta en las elecciones francesas

El domingo 21 de abril 44,3 millones de franceses estuvieron llamados a las urnas para elegir en primera vuelta al próximo presidente de la V República de Francia. Una vez escrutado el cien por ciento de los votos, los que se enfrentarán en la segunda vuelta el 6 de mayo serán François Hollande, del Partido Socialista Francés, que ha obtenido el 28.63% y el actual presidente el conservador del UMP (Unión por un Movimiento Popular) Nicolás Sarkozy, que ha quedado en segundo lugar con un porcentaje del 27.18% . El líder de los socialistas franceses ha ganando la primera vuelta y ha reforzado su imagen de presidenciable para la segunda vuelta, en la que los sondeos le dan como favorito para ocupar el Elíseo.

Hollande, de 57 años, ha sabido unir al partido y definir un programa de políticas económicas y sociales tendientes a distribuir la riqueza de una forma equitativa, corrigiendo los desequilibrios económicos actuales, bajo los valores vigentes de la socialdemocracia tales como: la justicia social, la solidaridad, la igualdad, el estado del bienestar, el ecologismo, la participación ciudadana, la garantía de los derechos civiles, políticos y socioeconómicos, así como el humanismo y el progresismo. La socialdemocracia sigue más viva que nunca y la teoría de Ralf Dahrendorf sobre el fin de la socialdemocracia ha quedado sin base teórica.

Nicolás Sarkozy, durante cinco años gobernando Francia, y Mariano Rajoy, con más de 100 días de gobierno en España, han demostrado que la derecha no tiene fórmulas para salir de la crisis, su única estrategia es aplicar los recortes que ordena Merkel. El próximo presidente francés se encontrará con: 4,5 millones de parados, incluidos los de  las colonias de Ultramar; el 42% de parados son jóvenes entre los 15 a 24 años; 8.000.000 de personas viven en barrios pobres; una deuda pública del 89% del PIB, (10 puntos superior a la española); el gasto público es de 54,3% del PIB (record en Europa); un déficit de PIB del 5,5%; Francia ha perdido su triple A en las agencias de  calificación y dejará un balance negativo en política social.

Hollande se ha impuesto a Zarkozy con un mensaje de unidad, de cambio tranquilo y un deseo de reimplantar la justicia social, y con una táctica de sonrisa, educación, capacidad de adaptación al medio, una imagen de presidenciable pragmático, una idea potente de cambio, e incluso, a veces irónico con su principal oponente. Hollande, en el 2009, crea la “Asociación Responde desde la Izquierda”, e inmediatamente pone en marcha su carrera hacia el Elíseo y elabora una estrategia de cambio que incluye: máxima ambición política, imagen de político creíble y coherente, cambio de aspecto físico, la formación de un buen equipo de comunicación política y la elaboración de un programa con los valores de la socialdemocracia. En otoño del 2011 el Partido Socialista Francés, en un proceso inédito, convocó a elecciones primarias abiertas a todos los ciudadanos inscritos en el censo electoral, con la condición de que los votantes aceptaran una carta de adhesión a los valores de izquierda; en esta cita participaron 2.860.157 personas y Hollande fue el vencedor con el 56.57% del total de los votos.

La base de la estrategia de la campaña de Hollande ha sido combinar la estrategia de la campaña de Francois Miterrand, que lo llevó a la presidencia en 1981, y de Barack Obama, del año 2008, animando a sus militantes y simpatizantes a que explicasen y divulgasen su programa. Por otro lado, los socialistas han hecho de los jóvenes una pieza clave de su campaña y han conseguido que los jóvenes comprendidos entre los 18 a 24 años les votaran en un 35% y los de 25 a 34 años lo hicieran en un 33% en la primera vuelta, y, según las últimas encuestas, en la segunda vuelta, los jóvenes comprendidos entre 18 a 24 años votarán a los socialistas un 66% y los que se encuentran entre 24 a 34 años un 64%. Esta estrategia de campaña se ha nutrido con el apoyo de personalidades de la derecha o que habían colaborado en el Gobierno de Sarkozy encabezados por el ex presidente Jacques Chirac, el filósofo André Gluckcksmann, Fadela Amara, que fue ministra de planificación urbana entre el 2007 y el 2010, Brigitte Girardini, ex ministra de ultramar, Azouz Begag, ex ministro para la igualdad de oportunidades y Jean-Jacques Aillagon, ex ministro de cultura. Los socialistas han realizado una campaña sin errores, sin populismos, sin enamorar perdidamente a nadie y sin esconderse, siempre dando la cara, no como hizo Mariano Rajoy en las elecciones generales de España.

Por el contrario, Zarkozy no ha tenido una buena estrategia de campaña y, en mi opinión, ha cometido ciertos errores, como por ejemplo: 1º, cada día explicaba una propuesta nueva, cuando en política se tiene que ser coherente; 2º, robó a Hollande la idea de reclamar una reorientación de la estrategia del Banco Central Europeo (BCE) que fomentase el crecimiento económico; 3º, en una entrevista al diario Le Figaro reconoce que ha perdido la “solemnidad” de su cargo y añade que “al principio del mandato no entendí bien la dimensión simbólica del papel de presidente”; 4º, giró su discurso hacia la extrema derecha intentando seducir a los electores del Frente Nacional de Marine Lepen, renunciando al electorado del centro, un grave error, porque no ha logrado atraer el voto de la ultraderecha, al contrario, lo ha potenciado, ya que el Frente Nacional ha obtenido el 20% de votos, unos resultados históricos; 5º, el presidente francés también ha utilizado el miedo para no perder las elecciones y ha aprovechado la crisis de España como arma electoral “miren como esta España después de siete años de gobierno socialista”, no pensó que los franceses son más inteligentes que él.

El programa de Gobierno de François Hollande recupera las esencias del mensaje de la izquierda democrática y sus principales propuestas son: restituir el papel del estado como regulador de los mercados; una reforma fiscal para que los que ganen más de un millón de euros anuales tributen el 75%; que el Banco Central Europeo (BCE) baje los tipos de interés y que preste directamente a los estados y no a los Bancos privados; aplicar una tasa sobre las transacciones financieras y la creación de eurobonos; así mismo, propondrá a la Unión Europea (UE) una renegociación del pacto presupuestario para incluir en él un apartado de estímulo al crecimiento colectivo . Por otro lado, el tema que causa más enfrentamiento entre socialistas y conservadores es la inmigración; Hollande propone que se seguirá deportando a los que no tienen los papeles en regla y que no habrá regularizaciones masivas, si no que se regularizará caso por caso.

Por el contrario, las propuestas del candidato conservador hacen honor a sus principios ideológicos de la derecha: impuestos más bajos para los ricos; más recortes en los derechos sociales; más privatizaciones; rebajas de los salarios para los trabajadores que no sean directivos; menor regulación de las actividades financieras económicas; menor gasto público, etc. En cuanto al tema de la inmigración, ha lanzado proclamas xenófobas, llamando a cerrar las fronteras, a limitar el derecho de asilo, a reducir a la mitad el número de los inmigrantes legales. Sarkozy dijo: “tenemos demasiados extranjeros en nuestro territorio” y propuso que sea la justicia administrativa y no la penal la que se ocupe de la inmigración, para de esta manera agilizar y facilitar la expulsión de los inmigrantes que no tienen los papeles en regla. En este caso, para cumplir esta propuesta se tendría que modificar la Constitución francesa.

Tal como pronostican los sondeos, para la segunda vuelta, que se realizará el seis de mayo, el candidato del Partido Socialista Francés obtendrá una clara victoria frente al candidato conservador, por una distancia de ocho puntos: 54% para Hollande frente al 46% de Zarkozy. Si no hay sorpresas, los socialistas franceses se consolidarán en el mapa político francés, después de haber ganado en marzo del 2011 las elecciones cantonales (competencias locales y sociales) y las elecciones senatoriales de septiembre del mismo año. Por primera vez, desde la fundación de la V República, en el año 1958, por Charles de Gaulle, los socialistas obtuvieron mayoría absoluta en el senado.

El presidente francés anunció que si pierde las elecciones abandonará la política y quedará como los jefes de Gobierno de Grecia, Portugal, Italia y España. La derecha francesa también habrá perdido la batalla contra la crisis, Ángela Merkel se quedará sin su principal aliado internacional, y en los 23 países que gobierna la derecha en la Unión Europea empezará un cambio gradual y generalizado hacia la izquierda.

 

 




Comentaris

Oslé
Lo más destacado ha sido el 18% del Frente Nacional de Marinne Le Pen. Las clases populares francesas y la juventud ( los 2 graneros de votos del FN) están hartas de las 2 caras de la misma moneda: soclialistas y derecha liberal. Gane quien gane la segunda vuelta...Le Pen es la ganadora. Es la voz del pueblo frente a los teconócratas de los aparatos políticos.

Un
Per començar tot és la veu del poble. El que no es pot dir és que els que voten allò que ens agrada és veu del poble i els que voten una altra cosa no. Per desgràcia la història té proves molt dramàtiques d'allò que van fer els que eren com el FN quan van governar. El que passa és el de sempre: el missatge del rebuig a l'altre i del racisme sobretot triomfa quan hi ha crisi, però és una mentida, una gran mentida.

Josep
Felicitats per l'article. Esperem que hi hagi un canvi a França, però no es poden donar per guanyades les eleccions. La dreta francesa té molta força i no es pot menysprear. Sens dubte, el que és una vergonya que el FN de Marine LePen hagi assolit un 18% del vots. Això ens ha de fer reflexionar sobre el paper d'aquests partits d'ultradreta, antieuropeus, antisistema i xenòfobs, com PxC que busquen els vots dels descontents per mitjà de mentides. Això es soluciona amb més educació. Un repàs de la història ens permetrà veure que el que estem vivint és molt semblant a les causes que van portar a la segona guerra mundial. Cal reflexionar-hi i possar remei abns que no sigui massa tard.

OSLÉ
Josep, Un: vuestra demagogia izquierdista es de opereta. No se aguanta vuestro "análisis" (por ser educado) de la realidad. Decis que cuando los que eran como FN gobernaron la historia demuestra lo que pasa: segunda Guera Mundial, etc. Que yo sepa el FN ni nada parecido nunca ha gobernado en ningún pais. Lo que si ha gobernado y es un aviso para la historia es el comunismo con sus más de 100 millones, REPITO 100 MILLONES DOCUMENTADOS DE MUERTOS. Y queréis dar lecciones... Para metiras, por cierto: el slogan electoral del PSOE : "Por el pleno empleo". El pleno empleo del socialismo: 5,500.000 parados y la economía HUNDIDA.

Josep Gonzalo
Oslé, le agradecería que se identificara, como hago yo, últimamente en este foro mucha gente escribe desde el anonimato, no sé porque será. El FN no ha gobernado nunca, es cierto, pero su ideología es igual a la del régimen de Hitler, Franco o Mussolini. Es un partido fascista, xenófobo, antieuropeo y antisistema. La profundidad de la crisis hace que estos partidos crezcan como setas por el descontento de la gente. El comunismo no lo defiende el Partido Socialista, igual que no hay que identificar derecha con fascista, tampoco creo que sea de recibo identificar izquierda con comunismo. El Partido Socialista no es un partido demagogico. El eslógan de "por el pleno empleo" es de la campaña de 2008, antes de estallar la crisis inmobiliaria fomentada por políticas neoliberales del PP. Quien si ha prometido empleo es el PP y las cifras del paro no paran de aumentar, los recortes se ceban sobre las clases medias y bajas (aunque al Señor Presidente le gusta llamarlo "ajustes" - demagogia, no?) y la situación financiera del país va a llevar a una intervención más pronto que tarde. Ojalá la izquierda gane en Francia el 6 de mayo, después de 11 años en el gobierno el partido de la UMP, ya es hora de un cambio. ¿O es que no le gustan los cambios, Oslé? ¿Prefiere un régimen férreo?

OSLÉ
Sr. Josep Gonzalo. Es una falacia el bautizar a un partido perfectamente democrático como el FN francés, con más de 30 años de historia en Francia, con alcaldías, consejeros regionales y cientos de regidores, perfectamente imbricado en la realidad social de Francia, como que tiene la misma ideología que Hitler, Franco y Mussolini. Le recordaré que Hitler y Mussolini fueron socialistas, Mussolini fue un destacado dirigente del PSI, y director del periódico del los socialistas italianos hasta que la entrada de su pais en la I Guerra Mundial le despertó su fibra patriótica y se apartó de los dictados antinacionales de la Internacional socialista. El FN es un partido que defiende la identidad de Francia, de la Francia francesa., no del experimento de ingeniería social del fracasado modelo multicultural, amamantado por las cuantiosas subvenciones del socilaismo francés y que han explotado por todas las "banlieus" donde la gendarmería francesa no puede ni entrar en esos guettos. Se declara en contra del mundialismo globalizador, en contra del capitalismo salvaje y del liberalismo y a favor de las clases medias y bajas francesas, sus votantes. Poco que ver con Franco o con el PP.Sí que es antiunión europea, que no es ser antieuropeo sino estar en contra de las castas burocráticas de Bruselas, desde luego no fascista (los fascistas provienen del socilaismo pasado por el patrioterismo)Totalmente de acuerdo con lo de la burbuja inmobiliaria del PP . Hombre, que el Psoe no es demagógico...no hace falta más que ver en la cabecera de la mani del 1 de mayo a 2 ex-ministros de Trabajo del PSOE, Valeriano Gómez y Caldera, que han dejado al pais con 5.250.000 parados cuando se fueron chillando; cuando son corresponsables del hundimiento económico de España y V.Gómez el ministro que hizo el decretazo antitrabajadores del PSOE, el que recortó los derechos y conquistas socilaes de los trabajadores y hizo que se pudieran concatenar los contratos -basuras y las ETT...

Un
En primer lloc aclarir que Hitler no va ser mai socialista, com a membre de l'exèrcit el van enviar a infiltrar-se i a espiar grups minoritaris radicals que es reunien en cerveseries de Munic i vés per on es va apuntar al que seria el partit nazi. En segon lloc deixar clar que una cosa és el comunisme i l'altra la socialdemocràcia. Tots aquests partits que eufemísticament es diuen identitaris són d'extrema dreta que tenen el seu caldo de cultiu òptim en situació de crisi, amb missatges simples i sempre buscant un culpable exterior (els jueus als anys 30 a Alemanya i l'immigrant a l'europa occidental avui dia). A més el feixisme i nazisme eren anti-capitalistes en el sentit de intervenir totalment en l'economia, és a dir de proposar una economia totalment dirigida. Fixeu-vos en Grècia, quan la societat es tensa i la crisi s'aprofundeix és quan surten els extrems, amb missatges redompcionistes.



Has d'identificar-te per escriure comentaris
| Edició impresa pdf | Edició impresa Online | Tarifes publicitaries | Grupo Area 96 | eltemps 1996-2014 © Àrea Besòs | Tots els drets reservats.


C/ Besòs, nº 7 - Sant Adrià de Besòs - Barcelona (Spain) C.P. 08930 Tel. 93 462 18 63
Gerencia: Jose M. Pulido | Dpto. Comercial: José Alcalá | Producción: Montse Saez | Administración | Web master: Jose Mejías | Informática: Pedro Santos | Publicidad: Jose ALcala