Crea el teu compte
Publicitat
Publicitat
Publicitat

Diumenge, 18 de Novembre de 2018
Portada Actualitat Esports Cultura Entrevistes Opinió Videos

Isabel Pérez Andújar - Sant Adrià de Besòs - 10/2/2012

Más participaciones preferentes

En el 2009, al morir su marido, mi madre, de 75 años, fué a su entidad bancaria a poner en orden sus ahorros. Tenía en mente un deposito a plazo fijo, el rendimiento era lo de menos: buscaba seguridad y la posibilidad de recuperar el dinero en caso de necesidad. Y volvió a casa convencida de que eso era lo que había contratado: un deposito a plazo fijo. Hace un par de semanas descubrimos que la realidad era otra muy diferente. Sus ahorros se habían convertido en participaciones preferentes: un producto financiero complejo, de alto riesgo y de carácter perpetuo. La única posibilidad de recuperar el dinero era la venta de estas participaciones en el mercado AIAF. Durante la época de las vacas gordas no había problemas: si un cliente quería su dinero el banco o caixa se lo daba seguro de que encontraría otro comprador. Ahora la situación ha cambiado: ya no hay compradores y las entidades bancarias, amparandose en una prohibición inexistente de la CNMV, se niegan a vender estas participaciones y con ello niegan a sus clientes la posibilidad de recuperar su dinero.

Días atras mi madre y yo tuvimos una entrevista con el director de nuestra sucursal, la Caixa de Catalunya de la Av. De la Platja de Sant Adrià de Besòs. Después de asegurarnos que no pasaba nada y de quitarle importancia al asunto -al menos, no afecta a todos sus ahorros- nos informó de que, por el momento, no había ninguna posibilidad de recuperar el dinero. Nos fuimos a casa, sabiéndonos totalmente engañadas y después de pedirle documentos como el contrato y el test de conveniencia que debía haber pasado mi madre y que ella, que lo guarda todo, no encuentra por ninguna parte. Al parecer el director tampoco los ha encontrado en su sucursal: aún los estamos esperando.

Tenía la esperanza de que nuestro caso fuera el único, de que mi madre hubiera tenido la mala suerte de encontrarse con un estafador amparado por una empresa con pocos escrupulos pero no es así : hay más de 700.000 afectados de diferentes bancos y caixas. Y yo creo que de este tema no se está hablando lo suficiente: el sistema nos obliga a confiar en el sistema bancario: hipotecas, créditos, nóminas, recibos domiciliados... pero ¿Cómo podemos confiar en entidades que aprovechándose de la confianza de gente mayor se comportan como el peor de los delincuentes?

 




Has d'identificar-te per escriure comentaris
| Edició impresa pdf | Edició impresa Online | Tarifes publicitaries | Grupo Area 96 | eltemps 1996-2014 © Àrea Besòs | Tots els drets reservats.


C/ Besòs, nº 7 - Sant Adrià de Besòs - Barcelona (Spain) C.P. 08930 Tel. 93 462 18 63
Gerencia: Jose M. Pulido | Dpto. Comercial: José Alcalá | Producción: Montse Saez | Administración | Web master: Jose Mejías | Informática: Pedro Santos | Publicidad: Jose ALcala