Crea el teu compte
Publicitat
Publicitat
Publicitat

Dissabte, 25 de Gener de 2020
Portada Actualitat Esports Cultura Entrevistes Opinió Videos

Francesc Reina Peral, pedagogo - Sant Adrià de Besòs - 9/12/2019

Flores y gaviotas

Que haya flores en todas las épocas del año puede resultar conmovedor y agradable, pero también se trata de un enorme peligro dada la complejidad de nuestro tiempo. El cambio de temperatura hace milagros, como la aparición de gaviotas a cientos de quilómetros del mar.

No todos los milagros son buenos. Una desmedida nostalgia provocó al gran Quijote la locura, al querer encarnar en su tiempo grandes valores de otras épocas, como el de la generosidad. Dispuesto a liberar a oprimidos y desdichados sin reclamar nada a cambio, se lanzó a los caminos para descubrir con extrañeza el despertar de un mundo distinto. Un enfriamiento de la mirada que había derrumbado las ideas antiguas.

La ciudad ha sido una de las más antiguas invenciones del ser humano. Su motivación fue causa de una profunda necesidad de relaciones para compartir el mundo. Ha sido la corona de la civilización; todas las culturas se emocionaron de ese paisaje. Fue la ciudad punto de partida y de llegada para la imaginación.

Pero la mancha urbana destruyó el sueño y la armonía. El  mundo se volvió forastero perdiendo la calidez del afecto. Junto a la ciudad crece la deforestación, el desperdicio, las desigualdades, el alto costo de las vidas. Si algo caracteriza lo actual es que los ingresos de la industria y la tecnología no se traducen en bienestar común sino en riqueza adicional para élites gerenciales, políticas y funcionariales. Peligros en la alteración del entorno por el espíritu de lucro que convierte en asalariado al investigador, al sacerdote, al médico o al poeta. Un estado del alma que los hace malvados.

Habrá que tener ojos nuevos para ver en lo visible lo invisible… Se disuelven las culturas locales creando urbes enormes, sometiendo las fuerzas naturales. Crecen las químicas cancerígenas en los hogares, aceites del petróleo en las calles, mercurio entre los peces,  plomo en el  jabón… Cosechas de algodón que secan un lago entero.

Perecerás por tus virtudes, dice la profecía trágica.

La mercancía debiera ser hoy, de nuevo, la hospitalidad, la caridad, la salud, el arte, el deporte, el patio del recreo. Los reinos del afecto frente a la sociedad comercial.

Brecht nos dijo que lo simple es duro de hacer.  Sin memoria del pasado no podemos inventar la utopía del futuro. Para hacer la revolución habrá que traer al presente algunas cosas viejas y olvidadas porque hablar del pasado nos puede ayudar a comprender mejor el presente.

Cuando Dios creó el tiempo había de sobra, dice un proverbio irlandés. Tal vez ésta sea la tarea. Trabajar para recuperar el gusto; el placer del aire, del agua, del viento, del sol, de la luz y de la tierra; el gusto por defender todo esto frente a los que lo quieren destruir.

 






Has d'identificar-te per escriure comentaris
| Edició impresa pdf | Edició impresa Online | Tarifes publicitaries | Grupo Area 96 | eltemps 1996-2014 © Àrea Besòs | Tots els drets reservats.


C/ Besòs, nº 7 - Sant Adrià de Besòs - Barcelona (Spain) C.P. 08930 Tel. 93 462 18 63
Gerencia: Jose M. Pulido | Dpto. Comercial: José Alcalá | Producción: Montse Saez | Administración | Web master: Jose Mejías | Informática: Pedro Santos | Publicidad: Jose ALcala