Crea el teu compte
Publicitat
Publicitat
Publicitat

Dilluns, 22 de Juliol de 2019
Portada Actualitat Esports Cultura Entrevistes Opinió Videos

Francesc Reina Peral, pedagogo - Sant Adrià de Besòs - 25/6/2019

El pensamiento mágico, pequeños comentarios

Dice el astrónomo Trinh Xuan en su delicioso libro la Melodía Secreta, que la ciencia es un punto de vista sobre el mundo que en nada es incompatible con otros, como el intuitivo, el poético, o el místico. Lo mágico es interdisciplinar y, además, admite diversos ejes de reflexión, visiones críticas y otras perspectivas de análisis que ponen de relevancia el carácter complejo del conocimiento. El pensamiento lógico no ha logrado dar respuesta a todas las necesidades humanas mientras que aquel confirma su eficacia psicosocial en nuestra forma de ser a través de las emociones, invirtiendo el discurso cartesiano: siento, luego existo.

Se ha afirmado que el pensamiento mágico es una falacia, una forma de pensar y razonar basada en supuestos informales, erróneos, que buscan coincidencias entre relaciones insignificantes, un prejuicio cognitivo como la creencia de que la mente tiene poder sobre la materia, propio de sociedades primitivas, trastornos mentales o períodos de edad como el egocentrismo infantil. Sin embargo los estudios del inconsciente avalan que bien pudiera cumplir un papel positivo de estabilidad emocional por medio de  mecanismos de defensa que atenuarían lo inexplicable. Por otro lado, se alzan voces que rescatan la gran capacidad y disposición para el aprendizaje de la infancia, su valor creativo y curiosidad; la neotenia nos dice que gran parte de nuestra humanidad lo es gracias a nuestras características infantiles.

Lo racional no da una medida justa de nuestro mundo, es interpelado por la política, las relaciones sociales y otros tantos moradores, como esa literatura donde se confunden las creencias, los cuentos y supersticiones, es decir, el arte en su genialidad, allá desde donde se ven las cosas de otra manera. Porque intentar saber quiénes somos se quedaría a medias sin tener en cuenta lo que hemos sido: pasado y presente son la materia prima de nuestra identidad. El camino más elevado del pensamiento, ha sido, por lo general, un viaje desde la magia, pasando por la religión, hasta llegar a la ciencia.

El pensamiento único es un opuesto, una categoría que define la aceptación de los acontecimientos como algo sin margen cuestionable y definido como  un analfabetismo funcional alienado y de un dudoso origen ingenuo. Está conducido por quienes ocultan intereses geoeconómicos y se dirigen a una población con dificultades para percibir críticamente las nuevas realidades (o lo tienen totalmente prohibido). Es el capitalismo del desastre, un pensamiento perverso que utiliza las calamidades como una oportunidad de la cual se aprovechan los contratistas del libre mercado. Especulación creada por un poder que precisa de lo imaginario y le da argumentos para volver a hacernos creer en unos reyes magos que nos devolverán a la normalidad en cuanto cambie una situación que les molesta, sólo con pulsar el interruptor de las ventajas, como si cumpliendo los 10 Mandamientos ya no hiciera falta policía, ni jueces que expliquen nuestra maldad.

El pensamiento mágico resurge con fuerza en nuestra época, tratar de analizar las condiciones que le han permitido ocupar un lugar en este momento de descreimiento puede ser una buena inquietud. Ante el tránsito de una ausencia absoluta de implicación colectiva, en plena época del desencanto, su actividad sigue triunfando. ¿Acaso será que hace falta más imaginación para conseguir la libertad?




Has d'identificar-te per escriure comentaris
| Edició impresa pdf | Edició impresa Online | Tarifes publicitaries | Grupo Area 96 | eltemps 1996-2014 © Àrea Besòs | Tots els drets reservats.


C/ Besòs, nº 7 - Sant Adrià de Besòs - Barcelona (Spain) C.P. 08930 Tel. 93 462 18 63
Gerencia: Jose M. Pulido | Dpto. Comercial: José Alcalá | Producción: Montse Saez | Administración | Web master: Jose Mejías | Informática: Pedro Santos | Publicidad: Jose ALcala