Crea el teu compte
Publicitat
Publicitat
Publicitat

Diumenge, 19 de Maig de 2019
Portada Actualitat Esports Cultura Entrevistes Opinió Videos

Domingo Sanz - Sant Adrià de Besòs - 23/4/2019

República en Catalunya o República en España

Escribir para publicar es mirarse al espejo con testigos. Por eso resulta tan socorrido refugiarse bajo el cielo protector de las evidencias, aunque, solo si las sometemos a la duda podremos descubrir, por ejemplo, las opciones que se abren ante la única movida con potencia suficiente para cambiar España, incluida su geografía. Al finalizar el recorrido, el título/conclusión elegido se ha impuesto a cualquier otra propuesta.

Primera evidencia. Convertir Catalunya en un estado independiente es un objetivo buscado sin pausa por un porcentaje variable, pero siempre significativo, de sus habitantes a lo largo de muchas generaciones.

El comentario. A pesar de tanta historia, España solo ha evolucionado desde lo de “bombardear Barcelona cada medio siglo”, de Espartero, hasta la fuerza pública aporreando votantes o una Junta Electoral prohibiendo determinadas palabras en TV3. Y no podemos descartar el regreso a un pasado peor en un futuro no lejano.

Segunda. El independentismo es un movimiento social de carácter transversal en el que coinciden personas de todas las clases sociales, sectores profesionales, lugares de procedencia y tendencias políticas, siempre excluyendo la violencia.

C. Salvando las distancias, tiene sentido que la insumisión contra la antigua “mili” regrese a la memoria. Aquella también fue una rebeldía de miles de jóvenes de todos los colores contra una ley en vigor, pero que nadie osa criticar. ¿Quizás porque no se puso en cuestión la unidad de España? Por tanto, aquí tenemos un problema muy serio, provocado por los que solo conciben que hay que imponer la convivencia incluso contra la voluntad de las partes.

Tercera. Durante la primera década del presente siglo se aprobó un nuevo Estatut con todas las de la ley. Incluso la Generalitat se implicó al máximo, convocando un referéndum al que los principales partidos acudieron a las urnas con posiciones políticas enfrentadas.

C. Quizás desde “Madrid” no se valora el mérito de los periféricos que se obligan a lo que firman. Tanto tiempo los líderes catalanes dedicados a actualizar el encaje de Catalunya para que después lo anulen unos jueces, sean los que sean, quedando incluso por encima del Congreso de los Diputados. Eso es más de lo que cualquier persona, aunque se dedique a la política, puede soportar sin sentirse humillada.

Cuarta. También es una evidencia que la sentencia del TC que anuló el Estatut en 2010 provocó una importante frustración política y social en Catalunya.

C. Otra cosa es que a “Madrid” le importen un bledo las decepciones sociales que duelen en las afueras. En aquel momento, solo una reacción política inmediata por parte del gobierno central, convocando a una nueva negociación que incluso pusiera sobre la mesa una reforma limitada de la Constitución, hubiera servido para canalizar un conflicto de cuyo calentamiento creciente informaban las Diadas de cada 11 de septiembre con la precisión del termómetro.

Quinta. Solo en Catalunya se habla de “república” con normalidad, otra evidencia, y por poco la Junta Electoral no ha prohibido también esa palabra en los informativos de los medios públicos.

C. La distancia sideral entre la sociedad española y la catalana es que ésta rechaza la Monarquía en porcentajes cercanos al 80% según el CEO, o CIS catalán. La otra distancia, no menor, es la que existe entre los políticos que gobiernan Catalunya y los que gobiernan el Estado: éstos ni siquiera se atreven a que el CIS pregunte la valoración que merece la Monarquía.

Sexta. Las tensiones internas son constantes en el seno del independentismo, especialmente entre los herederos de la antigua CDC. La última quiebra, protagonizada por Pascal y Campuzano, entre el indisimulado regocijo de los medios españolistas. Como cada vez.

C. En cambio, si se cumplen las encuestas que dicen que el independentismo mantiene intacto su apoyo electoral, lo que sí se romperá será una de las reglas de oro del comportamiento electoral: la que dice que los votos huyen de las candidaturas que sufren conflictos internos.     

Séptima. También existe un consenso general sobre la ventaja que acumula el independentismo en la batalla del relato a nivel internacional.

C. Es imposible imaginar el trabajo de divulgación exterior del independentismo si Puigdemont y el resto de exiliados se hubieran entregado a la Justicia española. A cambio, no les habrían insultado tanto, unos con palabras y otros con silencios. Los sonoros fracasos de la Justicia española con las euroórdenes y la detención en Alemania, con su posterior puesta en libertad, han aportado, a los ojos de todo el mundo, las evidencias que demuestran que España es un riesgo permanente de conflicto.

Concluyendo.

El independentismo catalán es indestructible y se alimenta diariamente con el extra de la amenaza y la represión practicadas desde el Estado español.

Al mismo tiempo, ningún partido político de ámbito estatal puede asumir el menor retroceso en la defensa de la unidad de España. Incluso si la derecha perdiera capacidad de bloqueo contra la reforma constitucional y el PSOE se atreviera a liderarla, no sería fácil que su alcance pudiera satisfacer al independentismo.

La única salida rápida, digna y tranquila al bloqueo político que vivimos depende de Felipe VI. Debe entregar al gobierno las llaves de La Zarzuela y renunciar al trono definitivamente para abrir paso a una república federal. Lo hizo su bisabuelo Alfonso XIII y el riesgo actual de inestabilidad permanente que implica la continuidad de la monarquía no es menor del que existía en abril de 1931. Se acaba de publicar el ranking mundial de estados frágiles y España vuelve a empeorar.




Has d'identificar-te per escriure comentaris
| Edició impresa pdf | Edició impresa Online | Tarifes publicitaries | Grupo Area 96 | eltemps 1996-2014 © Àrea Besòs | Tots els drets reservats.


C/ Besòs, nº 7 - Sant Adrià de Besòs - Barcelona (Spain) C.P. 08930 Tel. 93 462 18 63
Gerencia: Jose M. Pulido | Dpto. Comercial: José Alcalá | Producción: Montse Saez | Administración | Web master: Jose Mejías | Informática: Pedro Santos | Publicidad: Jose ALcala