Crea el teu compte
Publicitat
Publicitat
Publicitat

Divendres, 22 de Març de 2019
Portada Actualitat Esports Cultura Entrevistes Opinió Videos

Francesc Reina Peral, pedagogo - Sant Adrià de Besòs - 10/3/2019

Seres rendidos

Nos encontramos en el camino que habíamos deseado evitar y aunque nos hacemos grandes y los miedos desaparecen, la ficción cobra sentido. De qué nos sirve engañarnos…

Hay épocas en que las palabras son un ejercicio de nostalgias y melancolías, el nombre se llama ausencia, ahora ya un vacío, una historia dolorosa. Se llamaba Manuel…

Curando olvidos por  rescatar, una toponimia revela que allá alguna vez habitó alguien: un albañil, un herrero, un conductor, una administrativa, una dependienta, una comercial… Pero todo ello pertenece a edades geológicas desaparecidas, donde hoy no queda más que ropa sucia , manos temblorosas, y en la penumbra, un frío acumulado que traspasa las piedras, el pavimento de la calle. La geografía de su mundo es extraordinariamente difícil, cubierto de regiones, depresiones y mesetas en unas gargantas que se apilan entre cartones y humedad. Colgados en una especie de puente de suspiros, entre grandes beodos, la tierra hundida muestra lo que quedó en esa charca muerta con olor a viejas cosas ocultas en el ancho de paredes cubiertas de manchas a lo largo del cielo y el humo.

Habitan un país nocturno de gente en silencio que sólo se despierta cuando amanecen las botellas vacías entre gatos enfermos, un país de visiones, despojos y fantasmas, de mangas rotas y zapatos flotando como hojas secas entre metales doblados, tendidos, aplastados. Sus trajes sin respirar, temblorosos como moldes fríos en el chatarrero. Mundo muerto de visiones y formas frágiles como huellas y evocaciones de un turbio caudal que rueda. Todos los tiempos palpitan, van y vienen en resaca de ojos entornados que en ritmo torpe repiten las mismas palabras de despecho o de amor prendido, colgado del corazón.

Romántica jaula de animales devorados. Como una colonia de pájaros en un bosque de sombras donde huele a ropa sucia y vino añejo. Se imaginan un lugar pulido y transparente donde sólo hay espejismos, reflejos, descomposiciones de una pantalla ficticia.

No se irán muy lejos. ¿A donde van a ir tan ojerosos y pálidos si tan siquiera es hora de soñar? Apuntando al cielo, donde la guerra se vive entre vecinos, la esclavitud parece algo imposible.

Dice la Biblia que los leones no pudieron abrir la boca para acabar con Daniel, que no le hicieron daño porque era inocente, porque no había hecho nada malo. Parece que los milagros existen cuando se puede arrancar a Carmen, a Silvia, a José, a Jordi  o a Andrés de las garras del daño, aunque a veces se nos escapan otras vidas, la de Manuel y algunos otros, como la de Juan que no tardará en caer.




Has d'identificar-te per escriure comentaris
| Edició impresa pdf | Edició impresa Online | Tarifes publicitaries | Grupo Area 96 | eltemps 1996-2014 © Àrea Besòs | Tots els drets reservats.


C/ Besòs, nº 7 - Sant Adrià de Besòs - Barcelona (Spain) C.P. 08930 Tel. 93 462 18 63
Gerencia: Jose M. Pulido | Dpto. Comercial: José Alcalá | Producción: Montse Saez | Administración | Web master: Jose Mejías | Informática: Pedro Santos | Publicidad: Jose ALcala