«La gente está muy cansada de la situación y necesita alegría»

Entrevista al grup Alma de Boquerón, que actuará el diumenge 5 de setembre a l’espai central del Marina Besòs, a partir de les 21 hores

0
74

Pregunta. ¿Cuándo y por qué formasteis la banda?
Respuesta.
Pues prácticamente por accidente. A principios de 2014 un amigo estaba montando un estudio de grabación y sabía que yo (Jordi Nacenta), tenía un montón de canciones escritas “guardadas” porque no acababan de encajar en los proyectos musicales en que estaba entonces (de carácter mucho mas rockero), así que me propuso grabarlas para también así usarlas para promocionar el nuevo estudio. A mí me pareció maravilloso y pensé incorporar a esa grabación a alguno de mis amigos… así que le enseñe las canciones a Carlos Mendoza y Wilbert Álvarez (miembros de Luz Verde, entre otros proyectos), les encantaron e inmediatamente empezamos a ensayar. Para la sección rítmica se incorporaron David Antonin al cajón (aunque ahora toca la guitarra eléctrica), y Paula O’Rourke al bajo, y así se grabó a finales de ese mismo año “Guitarrazos de sobremesa” sin mayor pretensión que hacer esa grabación, pero a las pocas semanas salió una propuesta de concierto en El Café Rock’n Roll, lo pasamos en grande, la gente también… y ya no pudimos parar. Paula se mudó a USA en 2015 y le sustituyó Jorge Satorres, y con el tiempo entraron en la banda también Juanillo Álzavez y Miky Ortilles.

P. ¿Por qué el nombre de “Alma de Boquerón”?
R.
Cuando la gente oía las primeras demos, nos decían que sonaba muy rumbero y eso nos sorprendió porque ni era intencionado ni ninguno había tocado nunca nada ni parecido, todos veníamos del rock, blues, funk, heavy… pero nada cercano a la rumba, y alguien dijo que era como si hubiéramos encontrado un alma que habíamos tenido escondida todos esos años. Y puestos a bautizar un alma, el boquerón suena a mar, a tapa, a taberna, a vermuteo, a amistad, a risas… y todo eso creemos que va mucho con nosotros y nuestra música.

P. Decís que hacéis “rumba mestiza de autor”. ¿Me lo explicáis?
R.
El nexo común y el espíritu de nuestra música es eminentemente rumbero, pero para nada buscamos una rumba pura sino que la entrecruzamos con todos los géneros que nos gustan sin ponernos ninguna limitación, por lo que en nuestros 5 discos puede encontrarse rock, funky, bolero, tango, flamenco… de ahí ese mestizaje con el que nos definimos. El término “de autor” lo adoptamos porque intentamos cuidar las letras al máximo, tratar de que todas las canciones cuenten historias o reflexiones que lleguen a la gente, bien sea desde el humor, el romanticismo, el crapulismo…

P. ¿Tenéis algún referente musical que destaquéis por encima del resto?
R.
No especialmente, bebemos de muchas y muy variadas fuentes. En nuestra música mostramos orgullosamente influencias y aprendizajes que pueden venir desde Los Rodríguez, Peret, los clásicos del rock (Beatles, Stones, Stevie Wonder, Led Zeppelin…), o el Gato Perez hasta Joaquín Sabina, Serrat, Estopa, Fabulosos Cadillacs o Los Panchos. Como muestra de lo que te digo, algunos de los momentos más celebrados de nuestros conciertos son cuando improvisamos clásicos de rock o hard-rock en “modo rumbero”: hemos rumbeado a Supertramp, Pink Floyd, Ray Charles, Elvis, Dire Straits, Chuck Berry…

P. ¿Cómo ha sido de dura para bandas como la vuestra la pandemia y la paralización de toda actividad cultural durante más de un año?
R.
Pues francamente muy dura. Veníamos de dar una media de 70 conciertos al año, con lo cual nuestro contacto con nuestro público era muy continuo e intenso… y de pronto se acabó. Aparte del evidente golpe económico que supuso, también fue un golpe anímico perder ese contacto y más en nuestro caso que nos cogió con un nuevo disco entre manos del que hubo que cancelar toda la presentación y promoción prevista y adecuarla a la nueva situación.
Durante el confinamiento estuvimos dando cada domingo un concierto/vermuteo en streaming que nos mantuvo conectados con nuestra gente y que nos permitió recibir toneladas de cariño, pero la realidad es que todo ha sido muy complicado… y lo sigue siendo, porque la cultura y los eventos no han vuelto ni de cerca a la normalidad,

P. Acabáis de publicar vuestro último single, “Tenemos ganas de fiesta”. ¿Pensáis que es lo que la gente necesita ahora, mucha fiesta, aunque sea con alguna medida de control sanitario?
R. Por supuesto. La gente está muy cansada de la situación y necesita alegría, y eso es exactamente lo que queríamos reflejar en esta canción evidentemente pensada, escrita y grabada durante esta pandemia. Hay que tener prudencia y cumplir con todas las medidas sanitarias, pero no hay que desistir nunca de intentar pasarlo bien.

P. El video de vuestro tema “Dedícate a ser feliz” lo publicasteis justo el día que comenzaba el confinamiento, el 15 de marzo de 2020. En alguno de los comentarios os daban las gracias por el chute de energía en esos días tan extraños y duros. ¿Eso es lo mejor de dedicarse a la música?
R.
Desde luego es de lo mejor sin duda: sentirse útil y valorado. Si alguna cosa positiva hemos sacado de este último año y medio es el cariño de la gente con comentarios como los que mencionas. La pandemia y la “normalización” de los streamings y la comunicación a través de pantallas ha generado una relación “virtual” mucho más intensa con nuestro público. Hemos recibido infinidad de agradecimientos por los conciertos que hicimos durante la pandemia y hemos sentido que la gente tomaba nuestra música como algo casi terapéutico, y eso ha sido maravilloso.

P. En esa canción decís “Dedícate a ser feliz, que la vida son dos días, dedícate a ser más bueno y a compartir algo de alegría”. No os podría salir una letra mejor para estos días extraños, no? ¿Por qué pensáis que nos dedicamos tanto a pensar en tonterías y no en intentar ser felices?
R.
Esa canción (que aunque no lo parezca es anterior al Covid), es de las que mejor refleja nuestra filosofía de vida: tratar de ser felices de la manera que sea. La gente muchas veces se pierde en lo urgente o le da demasiada importancia a cosas que no la tienen, olvidando cuidar lo que realmente les importa: su gente, su salud, sus aficiones que le hacen feliz…. “Dedícate a ser mas bueno y a compartir algo de alegría” es sin duda uno de los mejores versos que hemos escrito… y una buena filosofía de vida.

P. ¿Lo de tocar con el público sentado se os hace muy extraño? Además no podéis incitar a la gente a que se levante y baile, que está prohibido por protocolo Covid.
R.
Es muy, muy extraño… y especialmente complicado para bandas como nosotros que tenemos un directo bastante incendiario en que intentamos que bailen hasta los taburetes… pero es mejor tocar así que no tocar!! La gente está muy concienciada y sabe que sólo entre su esfuerzo y el nuestro podemos garantizar una #culturasegura y en todos los conciertos que hemos dados estos meses no hemos registrado un solo incidente.

P. ¿Qué se encontrarán los adrianenses que vayan a vuestro concierto del día 5 de septiembre?
R. Se encontrarán un montón de boquerones locos por salir al escenario a presentar al maravilloso público de Sant Adrià nuestro nuevo disco “Sonrían por favor”, nuestros clásicos y alguna que otra versión disparatada!

P. Para poder ir al concierto se tiene uno que apuntar primero en la web del Ayuntamiento para reservar sitio. Habrá a alguno que le dé pereza hacer el trámite. ¿Cómo animaríais a la gente para que no se pierda vuestro concierto?
R.
Les animaría prometiéndoles que valdrá la pena el esfuerzo, que lo daremos todo en directo y que intentaremos por todos los medios contagiarles de la alegría, fiesta y cachondeo que nos caracteriza… ARSAAAAAAA!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here